Desde el año pasado se ve una tendencia muy especial en las bodas, la decoración Vintage, y sin duda es una tendencia que continúa con cada vez más fuerza. Por eso queremos darte algunos tips para que incorpores lo Vintage a tu boda.

Vintage vs. Retro

Cuando hablamos de Vintage muchas veces nos confundimos con el término Retro, éstas tendencias de decoración no se debe confundir, Reto se refiere a objetos que evocan modas pasadas pertenezcan o no a ellas, es por lo general identificada con las décadas de 60, 70 y 80. El término Vintage nos remite a objetos o accesorios de calidad que presentan cierta edad, los cuales sin embargo no pueden todos catalogarse como antigüedades, por lo general evocan a las décadas de los 20 a los 40.

La decoración con este estilo vintage se caracteriza por jugar con elementos viejos, desgastados, con suaves colores y algunos toques de modernidad. Luce mejor si tu boda es bajo la luz del sol, pero también puedes incorporar el estilo vintage en una boda romántica de noche.

Entre los objetos que podemos encontrar en las decoraciones deBodas Vintage tenemos, máquinas de escribir, jaulas de pájaros, flores “románticas” como rosas y estrellas de belén, jarrones, floreros de cerámica, candelabros, velas y más. Ésta tendencia nos aleja un poco del minimalismo, pero tampoco nos empuja a un estilo recargado o cursi. El mobiliario utilizado también se ve influenciado por lo Vintage, las decoraciones más exquisitas están enmarcadas en muebles de madera envejecida, o maderas pesadas, mesas robustas y redondas, escaparates y ceibos que se utilizan como exhibición de dulces, tortas o canapés salados, decorados con jarrones y flores o cheslong y sillones que crean un ambiente familiar, acogedor, y romántico.  Se caracteriza por la elegancia y la evocación a épocas dondeel romanticismo reinaba en cada rincón.

Para completar el estilo Vintage de tu boda, el vestido y estilismo de la novia debe evocar la moda y el glamour de los años 20, 30 o 40, con accesorios con perlas, diademas, pequeños velos tipo redecilla y un maquillaje que acentúe los labios.  Por supuesto, la llegada a la iglesia debe ser en un fabuloso coche antiguo, como un Buick Roadmaster del 56.