Hay muchas chicas que necesitan respetar los rituales… pero para las que son un poquito más relajadas, encontramos 6 razones para hacerse una sesión Pre-Boda, incluso con su vestido de novia.

1. Se relajan mutuamente

Algo en lo que todos los novios coinciden es en los nervios antes de llegar a la ceremonia… De hecho, si Carrie se hubiera tomado las fotos antes de llegar a su boda en la película de Sex & The City, Mr. Big no hubiera desaparecido. Encontrarse un par de horas antes le quita estrés al momento, los ayuda a relajarse mutuamente y a reafirmarse que están entrando juntos a esta nueva aventura.

2. Pasar tiempo juntos

Pocas parejas pueden disfrutar de tiempo juntos durante la fiesta… Así que el momento perfecto para hacerlo, para disfrutarse, para reírse juntos, para tomarse de las manos es justo la sesión de fotos.

3. La fiesta empieza más temprano

Si no pierden tiempo en tomarse las fotos después de la ceremonia pueden llegar más temprano a su fiesta y disfrutarla más horas… Y convivir con sus invitados y disfrutar del grupo que contrataron y ¡comer más temprano!

4. Las fotos salen mejor

Tu maquillaje estará recién aplicado y tu peinado recién hecho… El velo está en su lugar, el vestido está impecable. Tu novio no ha sudado nada y huele riquísimo. Es el mejor momento para tomarse las fotos y que salgan perfectas.

5. Pasar tiempo con sus amigos

En las fotos sale la gente más cercana a ustedes… Familia y amigos. Durante la fiesta, estas personas son las que los ayudarán a que todo esté perfecto, lidiarán con los problemas, apoyarán a la wedding planner, pero pasarán poco tiempo con ustedes y no habrá tanta oportunidad para reírse juntos y comentar cosas.

Sobre todo si tienes amigos que viven fuera… aprovecha este momento para disfrutarlos mientras se toman las fotos.

6. Se olvidan del estrés

Encontrarse un par de horas antes para tomarse las fotos los va a relajar… Se van a reír, se la van a pasar bien. Además tendrás ese tiempo para ver qué le falla a tu vestido o a tu peinado, aquí te vas a dar cuenta de si te pesa la cabeza, se te entierra un pasador, si tu vestido queda demasiado largo o ajustado, si tus tacones te molestan más de lo que pensaste. Saber todo esto antes de llegar al altar te va a quitar momentos de estrés durante la ceremonia porque ya tendrás todo bajo control o estarás consciente de lo que no puedes cambiar.

Si todavía no están convencidos, pueden hacer como nuestros #NoviosDeRevista que disfrutaron muchísimo su sesión Pre-Boda con Papelón Estudio.