La madrina de boda tiene una función muy relevante en este día tan especial para los protagonistas. Tiene que asistir y estar pendiente de la novia en todo el transcurso, desde los preparativos hasta el esperado día de la fiesta de compromiso. Se podría decir que es la mano derecha de la novia en el día de su boda.

Quién es la Madrina?

Hasta hace algunos años, cuando las tradiciones en cuanto al cortejo de la novia tenían mucha más relevancia que ahora, quienes solían desenvolverse en el papel de madrinas de boda eran las madres de la pareja, es decir, la madre de la novia y la del novio, al igual que los respectivos padres debían ser los padrinos del novio, pero las tendencias modernas han modificado esta tradición.

Actualmente es más factible que quienes lleven la tarea de ser la o las madrinas de boda y el o los padrinos suelen ser amigos, hermanos, primos, o cualquier persona que mantenga un vínculo íntimo con la pareja o con alguna de las partes.

Cuáles son las funciones de la Madrina?

La madrina de boda debe desarrollar tareas como, por ejemplo, la organización de una despedida de soltera, debe verificar que todos y cada uno de los detalles de la recepción de bodas este en orden.

Ella es la encargada de ayudar a la novia en detalles organizativos como armar los juegos correspondientes a la invitaciones de bodas y repartirlas, elegir la mantelería y la decoración del salón en donde se llevara a cabo la fiesta y recepción, además de que debe asistir a la novia en la elección de los souvenirs y la compra de los mismos. Si bien todas estas tareas tienen una gran relevancia en la boda, probablemente la tarea más importante de la que se debe encargar la madrina de bodas es sin lugar a dudas ayudar a la novia a vestirse para el gran día y controlar que todos los detalles que componen al traje de novia no presenten ningún inconveniente durante el transcurso de la ceremonia.

Cuando estés tan cansada con la organización de la boda que tengas bolsas bajo los ojos, tu mejor amiga te infundirá ánimo diciéndote lo linda que te ves y cuán bien van los preparativos para el evento. Sus palabras te permitirán seguir adelante por muy agotada que estés.

La perfecta Madrina

Una de las reglas de oro que debe tener en cuenta cualquier madrina de boda es saber mantenerse en un segundo plano. Es muy importante que tenga claro que si bien su ayuda es muy importante, ella no es la protagonista, su papel es el de anfitriona de la boda de sus “ahijados”.

La clave para que la madrina esté perfecta es elegir un maquillaje que realce sus rasgos, pero que no sea radicalmente diferente al que suele aplicarse. Un maquillaje natural es la mejor opción.

Según la tradición, independientemente de que la boda sea de día o de noche, lo que se espera es que vaya de largo. Pero una cosa es la tradición y otra lo que a día de hoy se utiliza: cada vez se ven más madrinas con vestido corto, incluso optan por ir con un traje de pantalón.

Respecto al color que debería utilizar una madrina, siempre ha de evitar el blanco, marfil o vainilla, ya que como va a estar muy cerca de la novia su vestido podría confundirse con el blanco y quitar protagonismo al de la novia. En una boda que se celebrara por la mañana lo ideal son los tonos suaves, pasteles. Si es por la tarde noche los colores a elegir podrían ser más llamativos. Rojo rubí, azul zafiro, verde esmeralda.