Falta muy poco para despedir este año 2015… y ya podemos vislumbrar cómo será el 2016 con estas 5 tendencias que se perfilan como las preferidas en las bodas del año que viene.

Recepciones tipo cocktail

Las parejas están reemplazando la fiesta de bodas por una recepción estilo cocktail. Aproveche para darle un toque más único a ts boda y contrate a un barman que personalize las bebidas.

Un “Must”: Mesas de Dulces

No se trata de reemplazar la torta de matrimonio sino combinarla con cake pops, galletas, tartas frutales o las últimas tendencias como el popcorn bar. Mira más.

Fotografía y vídeo creativos

¿Te imaginas las imágenes sorprendentes que debe proporcionar un vídeo grabado por un dron aéreo en una ceremonia al aire libre? ¿O ver absolutamente todos tus movimientos reales -banquete, baile, fiesta- captados por una cámara deportiva o GoPro que lleve alguno de vuestros invitados? Ahora con las nuevas tecnologías pueden tener una perspectiva única de su boda.

DCIM100GOPRO

Centros de mesa colgantes o suspendidos

Esta es una de las tendencias para bodas 2016 que mas impresiona a los invitados. EL look que se logra al suspender flores con luces sobre las mesas es como de bosque encantado y absolutamente original.

Mezcla de estilos

Como la tendencia para bodas 2016 es la personalización al máximo del look del evento, los estilos se mezclan más y más. El country o rústico se mezcla con el vintage y el boho. Los años 20 se suman al boho con un toque arquitectónico para un look industrial. Realmente la imaginación es el limite. Lo bueno de todas esta tendencias es que se ajustan a todos los presupuestos.

Tortas Desnudas

Son tortas sin ningún tipo de cobertura -sin fondant, frosting, merengue, nata o chocolate-, en las que el gran protagonista es el relleno. Ya este año han sido el gran hit de la repostería nupcial y continuarán siéndolo en 2016. Adornadas con flores frescas, frutas del bosque o incluso ramas silvestres, consiguen desplazar a las edulcoradas tartas glaseadas y se presentan a modo de buffet, en una gran mesa intercalándolas con tartaletas y bizcochos de apariencia casera y con un irresistible toque romántico.