Casarse, además de ser una gran decisión en la vida, un gran paso, requiere de una gran organización. Especialmente para quienes huyen de lo previamente establecido y quieren darle a su boda un toque especial, algo que les haga sentirse únicos en lo que es, verdaderamente,un único día en sus vidas. Bodas diferentes, que se alejen de lo que todo el mundo hace. Y eso requiere mucha paciencia,conocimiento de las últimas tendencias y, sobre todo, un profundo sentido de la estética para que los resultados resulten auténticamente evocadores.

Para esto es ideal contratar un Wedding Planner.  Aunque mucha gente piensa que contratar una wedding planner es muy caro y que es un tema exclusivo para novias con dinero, el wedding planner se encarga de armar la boda con el presupuesto que tú le indiques.

¿Qué hacen los wedding planner?

Se encargan de elegir las flores, coordinar a los invitados y hasta de repartir al arroz a la salida de la Iglesia. Son capaces de organizar desde una boda junto al mar con un cuarteto de cuerda de fondo hasta una sencilla ceremonia civil en un palacete. Buscarán las alianzas perfectas y enseñarán a los novios a bailar el vals. Las hadas madrinas del siglo XXI reciben el nombre de wedding planners, un concepto importado de Estados Unidos, y gracias al cual los novios sólo tienen que imaginar la boda de sus sueños para que la empresa en cuestión les asigne una asistente que se encargue de su organización integral.

Sira Antequera, propietaria de «Sí! Quiero» en España, dice:  “Yo conecto en una primera entrevista con la pareja para lograr el reto de ir dando forma a la boda que quieren y ayudarles a encontrar lo que les hace felices de manera que disfruto muchísimo con la parte del diseño que, en mi caso es encontrar para cada pareja su boda a medida, con toda la flexibilidad para dar forma a lo que ellos son”. Además, reconoce Antequera, hago toda la parte organizativa que me resulta muy cómoda y orgánica pues cimenta todo lo demás de forma básica para que todo fluya y funcione”.

“El equipo humano en una boda es enorme y yo, como wedding planner los dirijo como músicos relativamente independientes, pero perfectamente correlacionados dentro de una estructura de partitura compleja, como en una orquesta, y consigo que brillen al máximo, y que además mantengan el entusiasmo y esa energía de sonrisa permanente que nos caracteriza” dice Sira.

Por lo general, los wedding planner trabajan con un grupo de proveedores de confianza. Esto puede ser útil para nosotros, ya que conseguirá un buen precio y un salón de calidad. Pero tampoco tienen que ser estos salones. Si ya lo elegiste o tenés un lugar especial, el wedding planner debe respetarlo y sugerirnos lo mejor para este lugar elegido. Lo importante es que los novios puedan elegir todos los detalles y darle su toque especial y personal al evento.