Esta guía te ayudará a disfrutar de todo el encuentro sexual, mezclando todas las técnicas, desde que comienza hasta que termina. Si es cierto que a los hombres les gusta vernos disfrutar, en el caso de nosotras la historia no es distinta. Para que disfrutes por partida doble, entérate aquí de lo que a ellos les gusta.

El sexólogo Miguel Sira explica en su libro Entre sábanas que “el camino hacia la verdadera satisfacción sexual se encuentra en tener los conocimientos precisos o la información sexual adecuada que permitan a cada persona disfrutar plenamente en sus encuentros íntimos”. Por esta razón aquí te revelamos qué es lo que a ellos les gusta y tú te encargas de ponerlo en práctica.

Tacto

A diferencia de lo que muchas creen, la excitación masculina no es muy distinta de la femenina, pues tiene su base en las caricias y el reconocimiento de las zonas erógenas que abarcan mucho más que el pene. Así lo explica el sexólogo Gerardo Giménez, quien resalta que “el cuello, las orejas, y la entrepierna, son quizás las partes del cuerpo masculino más sensibles al tacto. La zona inguinal, las piernas, las nalgas y los pies son igual de sensitivos. Sin embargo, la zona entre los testículos y el ano es la más erógena del hombre”. El experto recomienda experimentar hasta descubrir los puntos claves: “puede ser la oportunidad perfecta para disfrutar sin tener sexo, excitándose a través del tacto en las distintas partes del cuerpo”.

Fijación oral

La estimulación oral, libre de dientes, es un acto que la mayoría disfruta cuando de sexo se trata. El sexólogo apunta que “a muchas mujeres les encanta recibir sexo oral, pero no les gusta hacerlo por tabúes o por considerarlo poco higiénico y resulta que los genitales tienen menos bacterias que otras partes del cuerpo”. Toma en cuenta que por la vía oral también se trasmiten las infecciones de transmisión sexual. Si no tienes una pareja estable, protégete.

Mujeres al poder

Aunque la sociedad ha inculcado que el hombre debe buscar a la mujer, excitarla, complacerla y llevarla al orgasmo, a ellos les gusta que nosotras tomemos la iniciativa. El sexólogo explica que cuando eso sucede “ellos se sienten atractivos, con capacidad de desencadenar satisfacción y despertar deseo en su pareja. Se sienten complacidos cuando la chica toma el mando, es creativa para buscarlo y es original con las posiciones”. Para esto es necesario que hagas a un lado la inseguridad, que por lo general tiene forma de interrogante: ¿Lo estoy haciendo bien?, ¿cómo me estoy sintiendo?, ¿Me ama?

Juegos creativos

Ellos también apuestan por una compañera que se atreva a usar juguetes, que no se cohíba al tocarse a sí misma y que se atreva a tener un encuentro rápido en algún lugar “prohibido”.

¡Epa, epa, ahí no!

A pesar de que la zona más erógena del hombre es el ano, y que está garantizado un intenso placer si se estimula el área, la mayoría de los hombres vincula este hecho con lo homosexual. “Existe la falsa creencia de que si lo disfrutan, luego van a necesitar un hombre que los satisfaga”, asegura el especialista. Por eso, antes de lanzarte a la estampida, es recomendable que lo consultes con tu pareja.

Ellos sólo quieren divertirse

Algunas féminas piensan que alargando el encuentro sexual con un chico, éste estará más interesado en ellas. Giménez asegura que los hombres son más carnales y la mujer es más emocional, y por eso están acostumbradas a esperar una salida, varias llamadas, flores y después es que se deciden a dar el gran paso. Sin embargo, los hombres piensan de manera diferente: “Me provocas, me gustas, me excitas y esa es su forma de demostrar interés. Por el contrario, cuando el contacto sexual es evitado, ellos suelen sentirse rechazados”.

¡Hazlo sentir halagado! (sólo si aplica)

Giménez asegura que “los hombres se preocupan de sobremanera por su pene, por el tamaño y porque cumpla su función”. Por eso, así como nosotras necesitamos cariño después del acto, ellos solicitan ser halagados. Por algo muchas veces sus primeras palabras son, ¿te gustó?

Sorpréndelo

El sexo inesperado es es uno de los que más se disfruta, pero para sea verdaderamente inesperado es recomendable variar no solamente de postura sino de lugar. Por lo general, a ellos les gusta que  demuestres tu excitación y que respondas a lo que él hace. Cambiar de rol, jugar a la sumisa o hacer un  striptease son tácticas que seguro lo sorprenderán.

 

Fuente: http://ve.emedemujer.com/