Para algunos novios el tema de las fotografías es sumamente estresante porque son tímidos y no se sienten cómodos ante el lente de la cámara. Para otros, al contrario, es una gran ilusión precisamente porque tendrán hermosas fotografías para el resto de la vida. Lo que sí podemos afirmar, es que las fotografías son fundamentales para tener un hermoso recuerdo de la boda, por eso es muy importante la elección del fotógrafo.

Cómo elegir al fotógrafo?

Así como tuviste que decidir qué estilo tendría tu boda, así mismo debes elegir el estilo de las fotografías. Hay varias tendencias:

  • Fotografía tradicional: son las fotos clásicas, con las poses habituales, siguiendo un programa de fotos donde se incluyen las “fotos que no deben faltar”. Hay un montaje cuidadoso para que cada toma sea perfecta en cuanto a iluminación y técnica.

  • Fotografía documental: es un estilo donde prácticamente no hay poses, el fotógrafo acompaña a los novios a lo largo del día y va capturando momentos sin que ellos estén realmente pendientes. Igual en la fiesta, las fotos se toman sin que los protagonistas estén al tanto.

  • Fotografía artística: este estilo se basa en el estilo “editorial” de las revistas. Aquí las fotos son posadas, pero con un estilo más fashion y moderno, con detalles y encuadres originales.

  • Fotografía mixta: con lo mejor de los dos mundos, el fotógrafo dedicará un tiempo a las fotografías más tradicionales, también se encargará de capturar momentos interesantes de forma “documental” y puede tomar fotos artísticas en la sesión pre-boda o trash the dress.

Una vez que hayas elegido el estilo de fotografía que quieras para tu boda, es momento de que elijas al fotógrafo que pueda complacerte mejor con ese estilo.

Busca un fotógrafo con el que sientas “química”, con el que te sientas cómoda. Recuerda que el fotógrafo estará a tu lado gran parte del día, por eso es necesario que te sea simpático y agradable.

No busques al fotógrafo más económico, pero tampoco el hecho de que sea costoso significa que sea el mejor para ti.

No temas ver varios fotógrafos, es importante que mires sus portafolios, sus redes sociales, que te entrevistes con cada uno y preguntes todas las dudas que se te presenten.  El fotógrafo debe entenderte y a la vez asesorarte. Muchas veces los fotógrafos trabajan con dos o tres fotógrafos para poder atender varias bodas a la vez, asegúrate de saber quién irá a tu boda y habla directamente con él.

Cómo “posar” para fotos increíbles?

Si elegiste a un fotógrafo con el que te sientas cómoda, ya tienes la mitad del trabajo listo. Relájate y confía, él sabe su trabajo y te guiará para que salgas preciosa en las fotos.

Mantén una buena postura, con la espalda erguida y los hombros hacia atrás, así te verás alta y elegante, pero no te pongas tan “recta” que no sea natural, busca una postura erguida pero cómoda.  Igual consejo para tu abdomen, trata de estar siempre con la “barriguita” contraída, no tanto como para no poder respirar, pero lo suficiente para que te veas plana.

Es mejor que nunca estés totalmente de frente a la cámara, siempre te verás un poco más delgada y estilizada si estás ligeramente en 3/4 de la cámara. En cuanto a la cara, mantén el nivel del mentón, si bajas la cara tu cuello se verá grueso y hasta con un pliegue, pero si elevas mucho la cara lucirás afectada. La mirada suave pero con un objetivo claro para que tengas una “mirada perdida”.

Piensa en “algo” cuando te tomes las fotos, los pensamientos de alguna forma se ven en las fotos y la mirada es más natural y sincera. Pero sobretodo diviértete, no hay mejor accesorio que una sonrisa honesta.

Sesiones antes y después.

Una excelente forma de practicar y divertirte con tus fotos, es planificar una sesión pre-boda. En estas sesiones los novios se encuentran con el fotógrafo en un lugar previamente escogido, para tomarse fotos más “editoriales” antes de la boda.

Es ideal que elijan una locación al aire libre, con diferentes texturas y opciones. Por ejemplo, una playa en la que puedas tomar fotos en el mar, en la arena, en las palmeras, etc., así una misma locación sirve para diferentes outfits y estilos de fotos.

Es importante que cuadren con el fotógrafo los cambios de ropa que llevarán. Nuestra recomendación es que tengan 3 cambios o outfits, una super relajado y casual, otro más divertido y original, y el último más elegante y formal. El maquillaje igualmente deberá cambiar con los outfits, por eso es ideal empezar con el vestuario más casual con un maquillaje suave y natural, y a medida en que vas cambiando la ropa también puedes ir intensificando el maquillaje.

Pero al finalizar la boda, también puedes decidir hacer una sesión Trash the Dress. Este estilo es muy divertido y puede ser increíblemente artístico. La idea originalmente es tomar fotos sin “cuidar” el vestido de la novia y el traje del novio, por eso “Trash the Dress” que literalmente significa “botar el vestido”. Pero si no quieres destruir tu vestido, pueden hacer una sesión post boda, artística y original, con tu vestido pero sin destruirlo.