Tu instinto te dará algunas pistas sobre cuáles son aquellas fotos que debes incluir. Además, te ofrecemos nuestros consejos para conseguir un bonito libro en el que se cuente una maravillosa historia.

Tras echar un primer vistazo a las fotos de la boda puede que te abrume un poco, si es que hay muchas fotos, por lo que es preferible en este caso que le pidas a tu esposo, tu hermana o tu madre que te ayuden a seleccionar las mejores fotos.

Ten en cuenta que sus gustos no tienen porqué coincidir con los tuyos, por lo que déjate aconsejar pero ten presente que la que tiene que decidir eres tú, se trata de tu boda y de tu álbum.
Realiza una primera vista de las fotos y marca, con un post-it por ejemplo, aquellas que más te llamen la atención e impresionen. Lo ideal sería elegir de 20 a 30 fotos.

Cuando tengas esta primera elección, sepáralas según categoría: llegada a la iglesia, ceremonia, salida de los novios, cóctel y recepción, momentos especiales, etc.

Al final de este proceso tu álbum tendrá cerca de 50 a 100 fotos.
Hay muchas opciones para un álbum de boda. Puedes escoger desde el más tradicional que consiste en un libro grande, normalmente forrado de cuero o lona, que suele ser muy fuerte para aguantar una larga vida a otros más divertidos y originales.

¿Quiera algo más creativo? ¿Por qué no un álbum de tela? Ahora está de moda confeccionar un álbum tipo japonés atado con seda o incluso utilizar uno estilo patchwork.

Imagínate que vas a contar la historia de tu boda en un libro que no tiene texto sino solamente las fotos de ese día. Seguramente desearás que aparezcan cada uno de los detalles importantes para ti de ese día, por lo que debes escoger las fotos que mejor representen esta historia.

La variedad en la forma y posición de las fotos es muy importante. La mezcla de fotos en blanco y negro, o en sepia, con fotos en color, dará un tono dinámico al álbum.

Con información de zankyou.es