Una vez que hayas comprado el vestido y sepas cómo quieres que sea tu peinado, solo te queda una cosa: encontrar quién lo lleve a cabo. No es sencillo. Dar con alguien de tu gusto, que se ajuste a tu presupuesto y esté disponible puede llevarte más tiempo del que piensas.

Si eres de las que cuentan con un peluquero de cabecera y solo te fías de él, puedes darte por afortunada, pero si estás a la caza y captura del que más se ajuste a tus necesidades no olvides tener en cuenta estos cinco puntos antes de tomar la mejor decisión:

1. Sigue tu estilo: al igual que cuando vas a escoger el vestido de novia, lo más importante a la hora de elegir peinado es decantarte por aquel que te favorezca pero no te haga sentir disfrazada. Por eso, es imprescindible que eches un vistazo a los trabajos previos de la persona o empresa que vas a contratar y que se asemeje lo máximo posible a lo que buscas.

2. Fija un presupuesto: hay grandes profesionales del mundo de la peluquería y el maquillaje pero no todos podemos permitirnos contratar sus servicios. Piensa fríamente cuánto puedes y estás dispuesto a gastarte y empieza a mirar a partir de ahí. No escojas un estilista solo porque sea famoso porque muchas veces se paga el nombre y esa fama no va unida a la excelencia.

3. Busca referencias… pero no te confíes: siempre es más fácil seguir los pasos de amigas o familiares que hayan pasado por este trance, pero aunque ellas hayan tenido una buena experiencia, no te olvides del punto 1. Si el estilo de quien te haya recomendado es el mismo que el tuyo, no lo pienses más y déjate llevar. En cambio, si vuestros gustos son muy diferentes no es una buena idea. Que ella acertara de pleno no garantiza que vayas a hacerlo tú.

4. Mejor, a domicilio: si puedes, pide que vayan a peinarte a tu casa o al hotel donde vayas a vestirte ese día. Estarás más cómoda y tranquila, además de que todo resultará más sencillo. Si no vas a contratar el servicio a domicilio, opta por un salón que se encuentre cerca. Así evitarás descuidos, atascos o cualquier otro imprevisto de última hora que te haga perder la calma.

5. Prueba antes: en la mayoría de los salones o centros de peluquería disponen de programas especiales para novias en los que contratas, además del peinado el día de la boda, una o varias pruebas previas. Si no es así, intenta contratarlo a parte o, en su defecto, ve un día a la peluquería a peinarte como vayas a querer hacerlo ese día. Intenta dejar lo menos posible a la improvisación.

Fíjate en estos peinados para que te inspires.