Está claro que para cualquier mujer el Día de su Boda es uno de los momentos más esperados y soñados de su vida. Obviamente esto genera nervios a cualquiera.

Claro que quieres que todo sea perfecto!  ¿Pero es normal que te conviertas en “Bridezilla” es decir una novia tipo Godzilla?  Hummm, quizás formulamos mal la pregunta, puede que sea normal… pero no es necesario que sea así. Tú puedes ser una novia tranquila, relajada, feliz, segura de ti misma y en total control, y créenos, una novia así disfruta más su boda y permite también que los demás la disfruten más.

¿Cómo lograrlo?  Sigue estos 7 sencillos consejos:

1. Haz listas. Prepara una lista de todo lo que necesitas, los pasos, lo que te queda por hacer, por comprar, etc, y ves tachando. Así es más seguro que no te olvides de nada y esa seguridad hará que te estés menos nerviosa.

2. Aprende a delegar. Desde el principio de la organización de tu boda, organiza a tus amigas y familiares, habrán muchos que deseen ayudarte, así que aprovecha y delega. Reúnete con cada quien, conversen claramente sobre lo que necesitas que hagan en la boda y luego confía en que lo harán bien.

3. Duerme bien. Para estar relajada y mantenerte con fuerzas durante todo el proceso de organización de la boda debes dormir y hacerlo bien. Si el día antes te notas muy nerviosa prepárate un baño caliente y una manzanilla antes de irte a la cama. ¡Relájate que ya está todo casi listo!

4. Come sano. Seguir una dieta equilibrada te hará sentir mejor y tener un buen nivel de energía. Cuando estés ansiosa opta por comer un puñado de nueces y olvídate del chocolate, que si bien es cierto eleva el ánimo, también lo es que te pone más activa y lo que necesitas es relajarte. Los días previos a la boda controla el consumo de café y alcohol.

5. Haz ejercicio. Si hay algo que puede quitar los nervios es el deporte. Practicándolo no sólo nos encontramos bien por fuera sino que también nos sienta bien por dentro. Inscríbete en clases de yoga, pilates, zumba…. lo que más te guste, y disfruta del bienestar que brinda el ejercicio.

6. Consiéntete. Ya sea sola, en pareja o con las amigas date un capricho como una sesión de belleza. Ve a un spa o a un centro de estética y déjate llevar por una terapia relajante y desestresante.

7. Respira. Guarda unos minutos antes de la ceremonia para salir a la calle, tomar el aire, respirar hondo y dejar la mente en blanco durante algunos minutos. Esto te ayudará a liberarte del estrés para comenzar de cero y sentir que controlas la situación.

Y no olvides que a tu boda asiste la gente que más te quiere y por tanto si no sale como tu esperabas no pasa nada, seguro que nadie lo nota. Respira y sé feliz, eso es lo más importante.