Hace poco una buena amiga me invitó a su boda… su segunda boda. Para mi era muy raro, al ser una “segunda boda” no sabía si el protocolo es igual, si tendría la misma formalidad del primero o si por el contrario sería totalmente informal. Decidí basarme en la invitación, como estaba escrita en primera persona (desde la pareja) y la celebración sería en una terraza de un restaurante, decidí que sería más bien informal así que me vestí de acuerdo a esa idea.

La experiencia fue increíble, no sólo estaba vestida perfecta para la ocasión, sino que descubrí que las segundas nupcias son mucho más divertidas, honestas y románticas. El hecho de que cada uno ya tuvo una experiencia previa, bien formal y tradicional, hizo que ésta vez se dedicaran a hacer exactamente lo que ellos querían y nadie más. No les importó seguir tradiciones de ningún tipo, no había nervios, nadie esperaba un protocolo rígido, todo fluyó de manera super natural y fue realmente hermoso.

Esta experiencia me hizo pensar en 6 claves para una boda de segundas nupcias perfectas:

1.- Tienen experiencia así que aprovéchenla. Ya saben qué funciona y qué no, dónde pueden estar los errores y qué hacer para evitarlos. Pueden organizar una boda basada sólo en las experiencias positivas de sus bodas anteriores, que aunque no les asegura una boda sin errores, definitivamente los reduce al mínimo.

2.- Invitados que realmente importan. En la primera boda el protocolo obliga a invitar a muchas personas que si bien son importantes, no son tan cercanas a ustedes. Familiares lejanos, amigos de los papás… en fin. Ahora ya no es obligante invitar a quien realmente no es cercano a ustedes, en sus segundas nupcias pueden invitar sólo a los que realmente importan.

3.- Cortejo incluído. En la mayoría de los casos, las bodas en segundas nupcias vienen con hijos incluídos, así que es perfecto que los involucren en toda la organización. La boda será mucho más divertida y sentida porque son dos familias que se unen.

4.- Su propia religión. Si en la primera boda alguno se casó por la iglesia, esta vez no podrán hacerlo, por eso es una situación ideal para que hagan una ceremonia con su propia religión, la de pareja. Hagan sus votos y léanlos uno al otro como parte de la ceremonia. No hay reglas preestablecidas, ustedes son sus propios oficiantes y pueden crear un rito único para ustedes.

5.- Un vestuario relajado. Los novios ya no tienen que vestirse como todos esperan, el smoking o el vestido blanco con encajes son para la primera boda. Ahora pueden vestirse como se sientan más cómodos y de acuerdo al tipo de ceremonia que harán. Incluso pueden olvidarse del blanco… si a la novia le gusta el rojo perfecto, que se case de rojo!

6.- Haz lo que deseas. Olvídate del qué dirán, de los prejuicios y de lo que estará mejor visto, es el momento de hacer lo que de verdad quieres. Aprovecha que el momento vital en el que te encuentras es diferente para montar algo totalmente distinto a la boda anterior.

Novios2000